Diseñar lo que posiblemente es una de las mayores plantaciones de limones del mundo en un solo paño, demandó la colaboración de técnicos y especialistas de Argentina, España, Israel, Brasil y Estados Unidos. Se tuvo en cuenta las experiencias acumuladas y se concretó un proyecto para dos mil quinientas hectáreas, con mas de seiscientas mil plantas cítricas, aportando la más avanzada tecnología y las variedades más productivas en nuestro microclima.