INFORMACIÓN DE PRENSA

Posición de La Moraleja respecto la deforestación

La Moraleja S.A. aclara respecto las acusaciones realizadas por una organización ambientalista que involucra a la empresa como proveedora de una importante firma de bebidas.

En primer lugar, La Moraleja S.A. no ha realizado ningún tipo de deforestación ilegal. La empresa cumple con todas las regulaciones de uso de la tierra establecido por las leyes nacionales y provinciales y cuenta con las autorizaciones pertinentes del Gobierno de la Provincia de Salta.

En segundo lugar, y dada la importancia del área en donde está localizada la finca, como corredor natural vinculado a la Reserva Nacional Pizarro, en Salta, La Moraleja está trabajando con la Fundación ProYungas,desde el mes de septiembre último, para desarrollar un plan de restauración y conservación en la región.

La propuesta se enmarca en el contexto de la Estrategia Nacional de Restauración promovida por el Ministerio de Medio Ambiente de la Nación. La Moraleja y ProYungas están trabajando en cuatro áreas: A) Restauración de áreas intervenidas; B) Monitoreo de la biodiversidad; C) Implementación de áreas privadas de conservación; D) Contribución a la conservación regional.

Las acciones son las siguientes:

A) Restauración de áreas intervenidas: Esto se hará en 1.400 hectáreas, a través de un plan de reforestación con especies nativas y la intervención para su recuperación natural.

B) Monitoreo de la biodiversidad: Recopilar información clave sobre la flora y la fauna para evaluar la respuesta de las especies naturales seleccionadas a las acciones de restauración, así como, la integración coherente de las actividades productivas y los ambientes silvestres del área.

C) Áreas privadas de conservación en los espacios forestales restantes dentro de la finca, bajo la figura de Reserva Privada. La propuesta incluirá 6.950 hectáreas de bosques, incluyendo las 1.400 hectáreas restauradas.

D) Contribución a la conservación regional, como apoyo a los esfuerzos de la Provincia de Salta para agregar áreas naturales a la Reserva Nacional Pizarro, de acuerdo con los criterios y metodologías definidas por la Administración Nacional de Parques Nacionales.